Destete de los lechones: Puntos clave a considerar en la preparación de las instalaciones para disminuir el estrés

Autor: Alberto García Flores (Servicio Técnico Inga Food)

 

Las nuevas instalaciones de cría deberán estar correctamente dimensionadas para el número de animales a entrar y encontrarse en perfecto estado antes de la llegada de los lechones. De esta forma evitaremos la posible transmisión de enfermedades entre lotes y situaciones de competencia por el espacio, la comida o el agua:

 

Limpieza y desinfección del nuevo sitio de cría.

 

Trabajaremos con sistemas todo dentro/todo fuera bien sea por sala o por nave, lo que nos permitirá evitar la transmisión directa de enfermedades de animales de diferentes edades y lotes, y realizar una correcta limpieza y desinfección aplicando un adecuado protocolo que incluya el uso de jabón de prelavado y desinfectantes adecuados. La posibilidad de realizar el lavado de la sala con agua caliente contribuirá a disminuir de forma importante el número de UFC en la sala. Un adecuado secado de la sala es indispensable.  Los programas de Desinfección-Desinsectación-Desratización son fundamentales para mantener las instalaciones en óptimas condiciones y garantizar la no transmisión de enfermedades entre los diferentes grupos de animales.

 

Revisión del estado de las instalaciones.

 

Verificaremos que todos los elementos del nuevo sitio de cría se encuentran en perfecto estado de uso (tolvas, bebederos, mantas, separadores, ventiladores). El disponer de un pequeño check-list por sala o nave que nos permita comprobar todos esos elementos de forma rutinaria previa entrada de los animales ayuda a establecer una rutina de trabajo y a solventar problemas que, una vez llegados los lechones, serán más difíciles de solucionar y que nos pueden generar un mal inicio de cría de además de un estrés añadido sobre los mismos.

 

Control ambiental de la sala.

 

El confort climático de los lechones es indispensable, máxime en las primeras horas postdestete. Los animales deberán llegar a una sala que estará pre-calentada y con la temperatura adecuada. Normalmente se trabaja con una temperatura ambiental de 26-27 grados, salvo que se utilicen nideras, en cuyo caso concentraremos el calor en ese punto (temperatura muy alejadas de los 19-20 grados deseables en maternidad para no interferir con el consumo de pienso de la cerda).

 

En el momento post-destete la temperatura crítica superior e inferior (temperaturas óptimas de confort climático del lechón fuera de las cuales hay una afectación de los parámetros productivos del animal) se aproximan y el margen permitido es muy escaso. Los reguladores de temperaturas de las salas y las mantas deben funcionar correctamente y de acuerdo con la curva de temperaturas propuesta para cada sistema productivo. Perder de vista este punto conlleva lechones mal distribuidos en la zona de descanso de la sala y mala actitud postural (lechones amontonados o tumbados sobre vientre para evitar pérdidas de calor). Es crítico asegurarse de la correcta circulación del aire dentro de la sala, evitando corrientes de aire a nivel de los animales (la velocidad del aire a nivel de los animales no debe superar los 0,15 m/s)

 

Situaciones de disconfort térmico generan un estrés y nerviosismo añadido sobre los lechones que pueden favorecer la aparición de agresiones entre animales al intentar localizarse en los mejores puntos del corral.

 

Diseño de las cuadras.

 

Frente al diseño tradicional de corrales en formato cuadrado la tendencia parece orientarse hacia cuadras tipo rectangular con tres áreas bien diferenciadas: descanso, interacción social y alimentación.

 

La zona de descanso se localizará junto a la pared de forma que nos permita trabajar con sistemas de calefacción tipo nidera que permiten ahorro energético y maximizan el confort climático, a continuación se encontraría la zona de interacción social donde se colocan todos los elementos necesarios para adecuarnos a la normativa de bienestar animal (material manipulable conforme a la normativa RD 1135/2002) y finalmente la zona de alimentación (junto al pasillo), donde se encuentran los comederos y bebederos, lo que facilita su manipulación y ajuste sin necesidad de entrar a la cuadra por parte del operario. Además, este diseño incrementa la superficie de pared dentro de la zona de descanso, lo que permite a un mayor número de lechones dormir pegados a la misma, dado que dormir es una actividad íntima y esta situación da más seguridad y confort a los lechones.

El espacio de comedero.

 

Si queremos optimizar la ganancia media diaria de nuestros animales y minimizar las disputas por el alimento, debemos proveer a los lechones del espacio necesario de comedero (7,5 cm2/animal en el momento del destete). Además, debemos recordar que los lechones son animales gregarios que están acostumbrados a mamar en grupo, por lo que debe estimularse el comportamiento de imitación y permitir que todos los animales coman al mismo tiempo. La utilización combinada de distintos tipos de comedero (tolva, platos, comederos corridos…) facilita que así sea.

 

Agua y cazoletas.

 

El agua es el principal sustituto de la leche en el momento del destete y además es un estimulante de consumo. Debemos aportar agua de calidad y correctamente higienizada, por lo que en esta fase la limpieza de todo el sistema de conducciones, que evite restos de biofilm en las tuberías, será muy importante. Es recomendable usar una cazoleta por cada 15 lechones con un caudal de entre 0,5 y 1 litro por minuto para esta primera fase. El suministro de agua con edulcorantes u otros productos en los platos de alimento varias veces por día favorece el crecimiento de los lechones en el inicio del post-destete.

 

Iluminación de las salas.

 

Las salas deben disponer de iluminación adecuada y la aplicación de programas de luz prolongados (20-24 horas de luz continua) durante los 2-3 primeros días ayuda a minimizar la desorientación de los animales y favorecer la ingesta de pienso y agua. A pesar de que las agresiones entre lechones se pueden intensificar las primeras horas, las jerarquías de grupo quedan establecidas más rápidamente puesto que los lechones están más activos al disponer de más horas de luz.

 

La aplicación de estrategias óptimas y proveer a los lechones de un entorno adecuado en el momento del destete minimizará las situaciones de estrés a las que se ven sometidos y favorecerá que los parámetros productivos sean óptimos en las fases post-destete.

Accede para ver todo el contenido
Regístrate ahora Close

Animales de compañíaGanadería


Conozco y acepto las condiciones de la colaboración y me responsabilizo de la veracidad de la información arriba enviada.

Close
/* Start Salesmanago view Youtube tracking */ /* End Salesmanago Youtube Tracking */