Estreptococias: Consideraciones y actualización del control y tratamiento en producción porcina 

Autor: Ignacio Fernández (Veterinario, PM Fatro Ibérica)

Streptococcus suis en cerdos, situación actual

S. suis es un coco Gram positivo, anaerobio facultativo e inmóvil. De los 35 serotipos conocidos, el 2 es el patógeno habitual en nuestras granjas, siendo la meningitis y la artritis las patologías más frecuentes.

Su supervivencia en materia orgánica y agua es superior a una semana, siendo muy inferior en otros materiales, por lo que es imprescindible una buena limpieza, secado y desinfección para disminuir la presión de infección.

Hasta el año 2016-2017 era frecuente el control de esta patología administrando piensos medicados con amoxicilina en la fase de transición. El aumento de las restricciones en el uso de antibióticos, especialmente vía premix, y la mayor concienciación por parte de prescriptores y empresas para un uso más racional de los antibióticos, ha disminuido notablemente esta opción terapéutica. Como consecuencia, las meningitis por S. suis han aumentado considerablemente, convirtiéndose en uno de los problemas más frecuentes en las transiciones.

El objetivo de este artículo no es hacer una revisión completa de la enfermedad estreptocócica en cerdos, sino abordar los factores que pueden ser más relevantes a la hora de instaurar una terapia y medidas de control.

Transmisión temprana

En explotaciones libres la entrada suele ser por la introducción de portadores sanos, por lo que es imprescindible un correcto control de proveedores.

La colonización del estreptococo en condiciones endémicas tiene lugar en el momento del parto, produciéndose la transmisión vía oronasal en el lechón desde la mucosa vaginal de la madre. Esta transmisión temprana plantea la posibilidad de reducir la diseminación, especialmente en explotaciones con alta prevalencia, tratando las madres antes del parto. La vía de elección en estos casos sería la inyectable.

Este procedimiento ya es habitual en medicina humana, La madre es tratada durante el parto cuando se ha detectado previamente (semanas 35-37 de gestación) que es portadora del estreptococo del grupo B (S. agalactiae), disminuyendo así el riesgo de infección del recién nacido.

Portadores asintomáticos

Los estreptococos colonizan rápidamente las vías respiratorias altas quedando en tonsilas y, posteriormente, en tracto genitourinario y digestivo, generándose portadores asintomáticos. Este estado de portador puede revertir, pasando el germen a la sangre, ante situaciones que puedan afectar las defensas del animal:

  • Confort ambiental: Cambios bruscos de temperatura, corrientes de aire, escasa ventilación y/o elevada humedad son factores predisponentes.
  • Estrés social: Generado en reagrupamientos, altas densidades de animales o espacio insuficiente para comer y beber.

Es importante destacar que la condición de portador no se elimina con los tratamientos antibióticos.

El control de estos factores predisponentes será fundamental para evitar el desarrollo de la enfermedad y la aparición de animales enfermos.

Varias vías de entrada

Streptococcus suis penetra en el animal a través de varias vías:

  • Cutánea: principalmente por abrasiones y heridas provocadas en las peleas al reagrupar animales
  • Oral y nasal: por contacto directo, principalmente.

Evitar el contacto directo entre animales portadores, si el patógeno está en la granja, es poco viable, sin embargo, sí pueden tomarse medidas para prevenir las peleas y utilizarse productos para mejorar la higiene de la piel.

Diseminación, meningitis y artritis

Cuando las condiciones son favorables, S. suis se disemina sistémicamente vía hemática o linfática, unido a monocitos. Esta bacteriemia puede dar lugar a muertes súbitas por septicemia o permitir que la bacteria llegue a sus órganos diana: meninges, articulaciones, corazón y, en menor medida, pulmón. En ellos dará lugar a la reacción inflamatoria que agravará el proceso.

Será muy importante tratar tempranamente el proceso inflamatorio para reducir la gravedad del caso. Habitualmente se utiliza dexametasona, en la forma fosfato por ser la de absorción más rápida, debido a su potencia antiinflamatoria. Si no se dispone de ella, también pueden utilizarse AINEs, pero es fundamental apoyar el tratamiento antimicrobiano con antiinflamatorios para reducir los síntomas.

Por otro lado, el aumento de permeabilidad de los vasos que se produce durante la inflamación facilitará el acceso de moléculas que en condiciones normales no podría haber llegado allí, como son los propios antiinflamatorios y los betalactámicos. Otros antibióticos, como el tianfenicol, presentan características moleculares que hacen más favorable su paso a través de vasos y membranas.

Sintomatología entre las 4 y las 12 semanas de vida

En las granjas endémicas, los animales se infectan habitualmente en el canal de parto, permaneciendo protegidos por los anticuerpos maternos hasta el destete y quedando muchos de ellos como portadores. Tras el destete, como consecuencia del estrés generado y las peleas, algunos de los portadores asintomáticos desarrollan la enfermedad, apareciendo casos entre las semanas 4 y 12 de vida, con una incidencia mayor la sexta semana.

Si la granja es libre y se infecta, habitualmente por la entrada de animales portadores, los casos pueden aparecer a cualquier edad. Una vez infectada la granja habitualmente pasa a ser endémica, siendo muy complicada la erradicación de la enfermedad si no se recurre al vacío sanitario, ya que los tratamientos antimicrobianos no eliminan el estado de portador asintomático.

Por estos motivos, en las granjas endémicas suele producirse un goteo continuo de casos difícil de cortar con un único tratamiento, por lo que es habitual tratar con pulsos periódicos en función de la frecuencia de los brotes con un antibiótico de elección en agua. No obstante, si la situación de la granja lo requiere, no debe olvidarse la vía premix, evitando que quede instaurada indefinidamente mediante una monitorización continua del proceso.

Antibióticos de elección frente a Streptococcus suis en España

En España, los antimicrobianos con indicación específica frente a Streptococcus suis en Ficha Técnica (AEMPS) son:

Grupo antibiótico

Principio activo (Disponibilidad)

Betalactámicos

 Bencilpenicilina (I)

Ampicilina (I)

Amoxicilina (I, A y P)

Amoxicilina-clavulánico (I y A)

Ceftiofur (I)

Cefquinoma (I)

Anfenicoles

  Tianfenicol (I y A)

Disponibilidad (I: Inyectable, A: Agua, P: Premix)

 

En bibliografía también puede encontrarse sensibilidad in vitro descrita frente a macrólidos, tetraciclinas y fluoroquinolonas. Sin embargo, ya sea por dificultad de llegada a los órganos diana, u otros motivos que condicionan la sensibilidad in vivo, o por no resultar rentable la inversión en el registro, no hay productos comerciales con estos principios activos y la indicación frente a S. suis.

 

Cuando se instaure el plan terapéutico, es importante alcanzar concentraciones terapéuticas frente a S. suis, ya que se ha observado que por debajo de estas, la producción de biofilm como mecanismo de resistencia es mayor para algunos antibióticos.

 

Accede para ver todo el contenido
Regístrate ahora Close

Animales de compañíaGanadería

[recaptcha class:captcha]
Conozco y acepto las condiciones de la colaboración y me responsabilizo de la veracidad de la información arriba enviada.

Close