Eficacia del uso de la combinación de pirantel, prazicuantel y fenbendazol en perros

Autores: Sonia Olmeda y Félix Valcárcel (Departamento de Sanidad Animal, Facultad de Veterinaria, Universidad Complutense de Madrid)

Las mascotas forman parte del núcleo familiar y su estado sanitario es importante, no solo desde el punto de vista de su salud, sino también de la de sus propietarios.

De especial interés son las parasitosis por vermes gastrointestinales (cestodos y nematodos), algunos de los cuales, como Echicococcus granulosus o Tocoxocara canis/ancilostómidos, son responsables de la transmisión al ser humano del quiste hidatídico o de la larva migratoria visceral/cutánea, respectivamente.

Dada la estrecha relación entre los animales de compañía y las personas, estas parasitosis, por sí mismas, ya justificarían un plan de control antiparasitario. Sin embargo, las zoonosis no son la única razón para la desparasitación, por cuanto perro y gato son hospedadores habituales de cestodos, como Taenia spp. o Dipylidium caninum, y nematodos, como Toxocara canis, Toxocara cati, Toxascaris leonina, Ancylostoma caninum, Uncinaria stenocephala o Trichuris vulpis, entre otros.

Aunque cada uno de estos agentes ha desarrollado un ciclo biológico característico es habitual que, en animales no debidamente controlados, se produzcan infestaciones múltiples. Las repercusiones de las mismas en el estado de salud de los animales dependerán del número y especie de los parásitos implicados, su acción patógena intrínseca, la intensidad de parasitación y el estado inmunitario del hospedador, en ocasiones muy relacionado con su edad.

En estas condiciones, el profesional veterinario es quien debe definir, de acuerdo al riesgo de cada animal, una pauta adecuada de control antiparasitario.

Actualmente, el mercado dispone de herramientas adecuadas. La mayoría de los principios activos tienen una amplia trayectoria de décadas de eficaz experiencia que no ha disminuido con el tiempo. Tal es el caso de los tres principios activos del antiparasitario Popandog: prazicuantel, pirantel y fenbendazol.

Prazicuantel

El prazicuantel es una isoquinolina, que sigue siendo el tratamiento de elección frente a infestaciones por adultos de cestodos de la familia Taenidae (Taenia spp. y Echicococcus spp.) y Dipylidium caninum, así como para trematodosis (Opistorchis spp., Paragonimus spp. o Alaria alata). Su mecanismo de acción no está totalmente esclarecido, pero se sabe que produce parálisis y altera el tegumento del parásito, perdiendo su protección frente a los jugos digestivos del hospedador. Su absorción es rápida por lo que es eficaz frente a estadios larvarios de localización extraintestinal. Puede administrarse por distintas vías, intramuscular, spot-on y digestiva, siendo esta última la más habitual.

Pirantel

El pirantel es un compuesto orgánico derivado de la pirimidina que bloquea el sistema neuromuscular del nematodo y lo paraliza, de modo que se desprende de la mucosa intestinal y es arrastrado al exterior por los movimientos peristálticos.

Al no ser ovicida ni vermicida, es importante la destrucción de las deposiciones posteriores al tratamiento para evitar el mantenimiento del agente en el medio. Su máxima eficacia se obtiene cuando se administra con la comida. No tiene efecto residual y presenta un buen margen de seguridad al tener muy baja absorción, por lo que su eficacia se limita al control de nematodosis del tracto digestivo, y está recomendado como nematicida de elección para el tratamiento de nematodosis de intestino delgado —como ascáridos (Toxocara canis, Toxascaris leonina), vermes gancho o ancilostómidos (Ancylostoma caninum, Uncinaria stenocephala)— nematodosis gástricas (Physaloptera) y del intestino grueso (Trichuris vulpis).

Fenbendazol

Finalmente, el fenbendazol (benzimidazol) refuerza las acciones de los dos compuestos anteriores al tener la doble acción cestodicida/nematocida. Su eficacia es máxima cuando se administra por vía oral y tiene efecto residual.

Su mecanismo de acción consiste en unirse a la tubulina, la proteína que forma los microtúbulos del citoesqueleto del parásito, e inhibir la captación de glucosa, por lo provoca su muerte por falta de energía.

Es seguro incluso para hembras gestantes, por lo que se recomienda aplicar en gestación avanzada para prevenir la transmisión transplacentaria y mamaria de Toxocara. Es eficaz frente a ascáridos, ancilostómidos, Trichuris y Taenia y, aunque no son objeto de este resumen, también han demostrado eficacia frente a Giardia duodenalis.

Conclusión

La administración conjunta de los tres fármacos en un mismo producto facilita el control antiparasitario y amplía el espectro de acción. Así, el prazicuantel y el fenbendazol actúan simultáneamente como cestodicidas, con diferente mecanismo de acción, lo que garantiza su eficacia y, por otra parte, el propio el fenbendazol es nematicida, de modo que amplía el espectro de acción del pirantel a las fases extraintestinales, previniendo la transmisión madre/hijo de Toxocara.

Aunque actualmente existen en el mercado otras combinaciones de cestodicidas/ nematocidas, Popandog es el primer producto que combina prazicuantel, pirantel y fenbendazol. Dada la eficacia y complementariedad de los principios activos seleccionados, su uso garantiza la correcta desparasitación de las mascotas con la máxima comodidad para el propietario.

Accede para ver todo el contenido
Regístrate ahora Close

Animales de compañíaGanadería

[recaptcha class:captcha]
Conozco y acepto las condiciones de la colaboración y me responsabilizo de la veracidad de la información arriba enviada.

Close