Inseminación y suelta de cerdas

Autor: Luis Sanjoaquin (ThinkinPig)

Cada vez más, se buscan sistemas de bienestar que se adapten perfectamente a las necesidades de las cerdas, donde puedan manifestar al máximo el comportamiento que realizarían en libertad.

Nuestro objetivo es conseguir que las cerdas manifiesten estos comportamientos sin perjudicar los datos técnicos actuales.

La Unión Europea llevan muchos años legislando con el fin de mejorar el bienestar de los animales de producción. Uno de los primeros pasos se dio adaptando las cerdas en grupos a partir del día 28 de gestación. En España, toda granja de nueva construcción siguió estas directrices desde el 1 de enero de 2003 y las granjas ya construidas se adaptaron con fecha límite de 31-12-2012.

Adaptación a los grupos en gestación:

Tanto para las granjas de nueva construcción como para la adaptación de las más antiguas se usaron diferentes sistemas:

  • Alimentación en suelo.
  • Alimentación en tolva.
  • Alimentación en semibox.
  • Alimentación en box largo.
  • Estación de alimentación electrónica.

Los dos primeros sistemas se usaron más en adaptación de granjas antiguas, no observándose apenas en granjas de nueva construcción, mientras que los tres últimos sistemas se observan antiguas y nuevas.

Los dos primeros sistemas se observan en granjas de pequeño tamaño, mientras que los sistemas de box corto, box largo y estaciones de alimentación electrónica los encontramos en granjas de mediano y gran tamaño (>1000 cerdas).

Realmente, los dos primeros sistemas no son comunes ya que, aunque la inversión inicial en instalaciones sea inferior, es más difícil ajustar perfectamente la comida necesaria por cerda, lo que repercute negativamente en nuestros costes y datos productivos.

Tras la adaptación de todas las explotaciones, nuestra experiencia con los sistemas de gestación en grupo es que, trabjando correctamente la adaptación al bienestar animal, tenemos la oportunidad de mejorar el bienestar de los animales y sin perjudicar los datos productivos ni económicos.

Inseminación y suelta de cerdas:

La demanda social en bienestar animal es superior cada año y, por ello, es importante que el sector vaya un paso por delante siempre que sea posible. Con esta filosofía y la oportunidad de reducir el coste en jaulas de gestación surge el manejo de inseminación y suelta, en el que la cerda se suelta al parque de gestación antes del 3er día postinseminación.

Con este sistema no se busca solo el cumplimiento de una normativa si no también un comportamiento no restrictivo de la cerda a lo largo de toda su fase de gestación, tratando de no penalizar los datos técnicos y económicos.

La mayoría de las granjas que visita el equipo técnico de ThinkinPig (en diferentes países) que siguen esta filosofía y modelo, sólo tienen jaulas en el intervalo destete-cubrición, además de jaulas, en algunos de los casos (no en todos), para adaptación de primerizas.

Por lo tanto, las únicas jaulas disponibles en el área de gestación corresponden a este corto periodo de tiempo, pasando después las cerdas una vez inseminadas a parques (sistemas de bienestar descritos anteriormente).

Las cerdas permanecen sueltas y alojadas en grupos desde el momento posterior a la inseminación hasta el momento que introducimos las cerdas en la maternidad, unos días antes del parto, favoreciendo la adaptación de la cerda al parto.

Factores a tener en cuenta:

Existen importantes consideraciones a tener en cuenta en este modelo, en función de la fisiología de la cerda:

Trasporte espermático y fertilización: Con este sistema, el momento en que se produce, las cerdas permanecerían en jaula.

Reconocimiento maternal: El organismo de la cerda debe recibir alguna señal del embrión para evitar la regresión del cuerpo lúteo y la reanudación del ciclo. La progesterona, producida por el cuerpo lúteo, es indispensable para el mantenimiento de la gestación.

Implantación: Se produce a los 14 -16 días de gestación y termina el día 18. La cerda requiere por lo menos 4 embriones presentes en el útero hacia el día 21 de gestación para mantener el proceso.  La capacidad uterina regula el tamaño de la camada (cantidad de lechones).

Ambos procesos ocurren estando ya las cerdas alojadas en parques, por lo que debemos minimizar al máximo cualquier actuación que provoque estrés en las cerdas, ya que esta puede ser la causa de fallos posteriores en la gestación.

Cualquier proceso que provoque estrés o cambios durante estos periodos debe ser evitado, entre ellos podríamos nombrar los siguientes:

Vacunaciones.

– Aumento de temperatura (uso de sistemas cooling que mitiguen efectos de temperatura).

– Cambios bruscos de alimentación.

Estrés durante el momento de la comida.

Mezclas innecesarias de animales.

Aparte de estos hechos existe otro factor importante que es el fotoperiodo, ya que un mal manejo del mismo asociado a los mecanismos antes mencionamos puede provocar un aumento de la infertilidad estacional.

Un periodo de 6-8 semanas de días largos en fotoperiodo decreciente, lo cual ocurre en España en los meses de julio, agosto y septiembre fundamentalmente, hace que la cerda produzca menos niveles de GnRH; esto a su vez se traduce en menor producción de LH y FSH y de progesterona. Que los niveles de progesterona se reduzcan hasta perder la gestación dependerá de posibles interacciones con otros factores (Francesc Illas 2019).

Este aspecto debe ser tenido en cuenta, ya que el efecto negativo del fotoperiodo asociado a una mayor interacción social y establecimiento de jerarquías en momentos críticos de la gestación de la cerda puede incrementar la infertilidad estacional, siendo el efecto más marcado en el sistema de inseminar y soltar.

Para ello y como respuesta a la disminución de progesterona debemos evitar aumentos de temperatura y momentos de estrés, e incrementar la comida de la cerda durante el primer mes de gestación intentando contrarrestar la disminución de GnRH, LH, FSH y progesterona.

Resultados del Sistema de inseminación y suelta:

Nuestro equipo ha visitado distintas granjas con el sistema de cubrición y suelta y, en todos ellos, los resultados obtenidos son similares a los cosechados cuando las cerdas permanecen en el sistema tradicional de bienestar, si bien es verdad que en la mayoría de las granjas hubo que retocar aspectos como la temperatura, la alimentación y evitar el estrés en las cerdas durante los meses de julio, agosto y septiembre, ya que en este periodo de tiempo había un incremento considerable de la infertilidad estacional en el sistema de inseminación y suelta.

Una vez corregidos estos detalles, los resultados son similares en las granjas en ambos sistemas.

Accede para ver todo el contenido
Regístrate ahora Close

Animales de compañíaGanadería

[recaptcha class:captcha]
Conozco y acepto las condiciones de la colaboración y me responsabilizo de la veracidad de la información arriba enviada.

Close