La importancia de monitorizar el consumo de agua

Habitualmente cuando se busca información sobre el agua en producción porcina la encontramos en referencia a la calidad de la misma y su importante valor como nutriente, muchas veces olvidado. Rebuscando algo más podemos encontrar también tablas orientativas de consumo en función del peso de los animales e información sobre los factores de variación.

En estas líneas remarcaremos la importancia de conocer el consumo lo más exacto posible de agua por parte de los animales como fuente de información para poder medicar correctamente en agua de bebida y como indicador temprano de enfermedad.

¿Por qué es tan importante conocer el consumo real de agua?

Son muchos los factores que pueden afectar al consumo de agua, entendiendo este como agua ingerida y desperdiciada por los animales. Sin duda, el más importante de ellos es el peso de los animales, pero existen otros como la temperatura, la concentración de animales, el tipo de bebedero, la humedad, el tipo de alimentación, la ganancia media diaria y la composición de la dieta, que afectan de forma muy significativa el consumo de la explotación.

En el entorno actual de presión social y administrativa sobre la reducción del uso de antibióticos en ganadería, y siendo conscientes de que la primera vía para abordar este problema en producción porcina es a través del consumo de antibióticos en premix, la administración de medicamentos en el agua de bebida probablemente se confirmará como el principal medio de tratamiento de colectividades.

¿Cómo dosificar los medicamentos en agua?

En la actualidad un método habitual para dosificar los tratamientos en agua es hacerlo a partir de una estimación fija de consumo en función del peso vivo de los animales, el cual también es estimado (ya que conocer el peso exacto de los animales a tratar es muy complicado). Este método, que sin duda tiene un elevado valor práctico, puede suponer un consumo innecesario de antibióticos o, por el contrario, una subdosificación que favorezca la aparición de resistencias, en función del error de una u otra estimación. Por tanto, es un ejercicio de responsabilidad social y económica hacer todo lo que esté en nuestra mano por ajustar al máximo la dosificación de los productos en agua. Dos son las variables que tenemos para dosificar correctamente el agua de bebida:

Peso vivo de los animales a tratar. Estimar esta variable exactamente no es fácil pues la única forma sería pesar la totalidad de los animales. Sin embargo, existen curvas de crecimiento de las genéticas utilizadas que pueden darnos una buena orientación en función del peso de entrada de los animales.

Consumo de agua. Como hemos visto existen numerosos factores que afectan al consumo de agua por lo que establecer un valor fijo únicamente en función del peso, aunque sea el principal factor, puede llevarnos a cometer importantes errores. El uso de contadores de agua nos permitirá conocer el consumo exacto del día anterior, pudiendo ajustar la dosis día a día durante el tratamiento. Incluso si tenemos el consumo monitorizado podríamos llegar a tratar exclusivamente las horas de mayor consumo pudiendo dejar el resto del día el agua sin antibiótico.

Para optimizar la administración de medicaciones en agua, además de las variaciones de consumo, también deberemos tener en cuenta los factores que afecta a la solubilidad y estabilidad de los medicamentos en agua.

¿Cómo nos puede ayudar monitorizar el consumo de agua frente a las enfermedades?

Respecto a la enfermedad, existen significativas variaciones en el patrón y la cantidad de consumo de agua previas al reconocimiento de los primeros síntomas que nos llevan a tratar una enfermedad. Según Madsen el patrón de consumo diurno es muy estable en cerdos sanos existiendo un ritmo circardiano con un pico de consumo entre las 5 y las 6 p.m. y una caída entre las 3 y las 5 a.m. La monitorización del consumo de agua podría permitirnos tratar lo antes posible un proceso si es endémico en una explotación o, por lo menos, estar expectantes ante la posible aparición de síntomas una vez registrada una variación de consumo. Nejsum Madsen afirma que pueden llegar a detectarse problemas de diarrea un día antes de la aparición de síntomas. La gran cantidad de factores que afectan el consumo de agua hacen imprescindible el uso de contadores y, si es posible, sistemas de monitorización para conocer con la mayor exactitud el consumo y variaciones del mismo en nuestra explotación ya que la extrapolación de datos, existiendo además pocos estudios al respecto, puede resultar demasiado inexacta. Esta información nos puede permitir diagnosticar una situación de enfermedad antes de la aparición de síntomas y dosificar adecuadamente los tratamientos.

Accede para ver todo el contenido
Regístrate ahora Close












Sin empresa

Ganadería
Animales de compañía



  • Pequeños animales


  • Porcino


  • Vacuno



  • Caballos


  • Pequeños rumiantes


  • Avicultura


  • Cunicultura


  • Peces


















FATRO IBÉRICA, S.L. como responsable del tratamiento tratará los datos facilitados por el interesado con la finalidad de
gestionar su registro en nuestra comunidad FATRO. Puedes acceder, rectificar y suprimir tus datos, así como ejercer
otros derechos consultando la información adicional y detallada sobre protección de datos en nuestra Política de
Privacidad

He leído y acepto las condiciones contenidas en las política de privacidad, el aviso legal sobre el tratamiento de mis datos para el registro a la Comunidad FATRO.

Nos gustaría que nos prestaras tu consentimiento para:

Enviarte información comercial sobre los productos, servicios, novedades de FATRO IBÉRICA, S.L.

Debes marcar al menos una casilla de interés y una línea de negocio

Close