Uso de antiinflamatorios en Vacuno y Porcino

Los fármacos más utilizados en especies de ganadería son los antibióticos, los antiparasitarios, los fármacos que ejercen un efecto sobre la reproducción y los antiinflamatorios. En las especies ganaderas, los antiinflamatorios se utilizan normalmente como coadyuvantes en el tratamiento de cuadros infecciosos (por ej., neumonías), como antipiréticos o para tratar procesos inflamatorios localizados (como una artritis).

En resumen, la función principal de los fármacos antiinflamatorios es contrarrestar los diversos efectos provocados por la activación de la respuesta inflamatoria. Para conocer el mecanismo de acción de los antiinflamatorios es importante entender cómo se desarrolla la respuesta inflamatoria y qué elementos intervienen en ella.

¿Qué es la inflamación?

La respuesta inflamatoria comienza con un “incidente” que puede deberse a una herida, una infección por patógenos o un estrés medioambiental. Cualquiera de estos factores iniciadores puede dar lugar a una secuencia de acontecimientos que estimulan la inflamación y activan los sistemas inmunitarios innato y adaptativo.

Los principales signos de la inflamación son:

  • Enrojecimiento.
  • Calor con hinchazón.
  • Dolor y, como consecuencia, en ocasiones, pérdida de función.

Los sucesos microcirculatorios subyacentes a estos signos pueden resumirse en:

  • Dilatación de las arteriolas, lo que lleva a un mayor flujo sanguíneo.
  • Mayor permeabilidad de los capilares a las proteínas plasmáticas, lo que produce salida de plasma y edema local.
  • Movimiento de leucocitos desde el sistema circulatorio hacia el lugar de la lesión, seguido por activación de las células migratorias y las células del tejido local.

Hay muchos mediadores químicos que intervienen en el fenómeno de la inflamación. En la bibliografía se conocen como “sopa inflamatoria”. Dentro de esta sopa inflamatoria son muy relevantes aquellos mediadores que se sintetizan a partir de los fosfolípidos de la membrana dado que, en los fenómenos de lisis celular, estos componentes son muy abundantes en el espacio intersticial. De este modo, se activa la producción de mediadores inflamatorios eicosanoides, que median
muchos cambios microcirculatorios y causan daño por medio de la activación y sensibilización de terminaciones nerviosas libres (Adams, 1995).

Normalmente, la respuesta inflamatoria aguda es protectora: primero elimina la causa química, física o biológica del daño, para después restituir la función tisular a la normalidad. Pero, en algunos casos, la inflamación puede ser considerada como un efecto secundario indeseable más que un mecanismo útil de defensa no específico.

En este suplemento, publicado en la revista Albéitar en Junio de 2018, repasamos el mecanismo inflamatorio así como la farmacocinética de los fármacos antiinflamatorios, para concluir la justificación de su uso en ganadería, así como las aplicaciones prácticas de los mismos. Además, podrás encontrar un anexo de tablas-guía con los criterios de elección de los antiinflamatorios y el posicionamiento de cada molécula según la patología en vacuno y porcino.

Accede para ver todo el contenido
Regístrate ahora Close

Animales de compañíaGanadería

[recaptcha class:captcha]
Conozco y acepto las condiciones de la colaboración y me responsabilizo de la veracidad de la información arriba enviada.

Close